Frank

Diana tiene un angel dentro, me encanta el romanticismo con el que lo hacemos cada vez que la visito.