Roberto

Dayana… Ay pero que mujer, la perfección hecha carne. Me enamoré.